Banner
20120302.jpg

¿Para qué sirve el IFE?

Escrito por Salvador Flores Llamas   
Sábado 21 de Mayo de 2011 07:11
Al ver que López Obrador anda en campaña presidencial por todo el país, cabe preguntar ¿para qué sirven el IFE y el Tribunal Federal Electoral, si se lo permiten, cuando el tiempo legal para tal lid empezará en marzo?
 
Aparte de que el proceder persistente del caudillo izquierdista es violar la ley, ¿para qué sirven los organismos electorales encargados de impedirlo, que, por cierto, nos salen carísimos a los mexicanos?
 
¿Para qué sirven los institutos electorales de los estados, que obedecen en su mayoría consignas de los gobernadores para imponer a sus candidatos con cochupos, fraudes y millonadas, mayores con mucho a los límites de gastos de campaña?
 
¿Para qué sirve el Instituto Electoral del Estad de México, que autorizó la candidatura a gobernador por PRD-PT-Convergencia de Alejandro Encinas, sin que éste tenga residencia constitucional en la entidad, y cuya credencial de elector está domiciliada en Coyoacán, D.F., donde votó en julio de 2009 (hace menos de 2 años) cuando resultó diputado federal y por ello coordinó a sus similares perredistas?

¿Para qué sirve el Tribunal Federal, si su presidente Maricarmen Alanís ofreció en su casa una comida a los negociadores de Peña Nieto que le pidieron no sancionarlo por haber difundido spts de su reciente informe de gobierno en todo el país, en violación clara de la Carta Magna y del Código Federal Electoral?
 
No contenta con eso, la propia magistrada fue ponente del fallo absolutorio de Peña, sin que tuviera el pudor de excusarse, no sólo de elaborarlo, sino de discutirlo y aprobarlo, como sugirió el ministro de la Suprema Corte Guillermo Ortiz Mayagoitia.

Pese a todo ello, los priístas vapulearon a quienes criticaron tal conducta y vieron el interés de la señora Alanís de quedar bien con Peña, el casi seguro candidato presidencial priista. Máxime que los fallos del Tribunal son inapelables.
 
El nacimiento del IFE y TRIFE en 1967 fue celebrado con grandes esperanzas de que serían los guardianes de nuestra incipiente democracia, pero han decepcionado.

El IFE ha cometido irregularidades en favor de organismos y partidos que pisotean las leyes: manejo ilegal de dinero, disponer de un remanente, en vez de entregarlo a la Tesorería de la Federación, comprar con trampas un edificio y dilapidar grandes cantidades en montar y operar el sistema de monitoreo de los spots publicitarios de los partidos en radio y TV, que aún así resultó deficiente.
 
Pero también los partidos no denuncian violaciones a la ley: el PRI no lo hizo con la candidatura ilegal de Encinas en el Edomex, por el acuerdo entre Peña Nieto y López Obrador para que éste frenara la alianza PAN-PRD, seria amenaza de derrota de Eruviel Ávila, gallo tricolor al gobierno mexiquense,  que pondría en serio peligro la candidatura presidencial de Peña.
 
Desconcertó que tampoco el PAN objetara tal candidatura, e hizo sospechar que hará declinar, adelantada ya la campaña, a Luis Felipe Bravo Mena, su candidato, a favor de Encinas, para que gane al PRI, como si hubiera habido la alianza PAN-PRD, la que Alejandro rechazó terminantemente por orden de su jefe Andrés Manuel.
 
Esto rima con el hecho de que Gustavo Madero y la plana mayor del PAN dejaron solo a Bravo Mena en su inicio de campaña, en Zinancatepec. Hasta el delegado del CEN, diputado Javier Corral faltó. Todos mostraron ausencia total de sensibilidad política.
 
Lleva a pensar que quieren que falle la candidatura de Luis Felipe, máxime que la campaña es brevísima, de 45 días,  porque Peña modificó fast track su ley electoral por mido a que su gallo sea derrotado.

Madero salió con que no pudo asistir “por problemas de agenda”, cuando se supone que el líder del partido del gobierno debería saber que Edomex es el estado con más votos de todo el país: 11 millones 200 mil, cuya mayoría habría que tratar de ganar para la sucesión presidencial.
 
Es más, el CEN del PAN sólo ha entregado a Luis Felipe 18 millones para su campaña, el 8.8 del tope legal, que es de 203.8 millones, y mucho menos que los 80 que dio a Rubén Mendoza Ayala hace 6 años, cuando contendió con Peña por la gubernatura. Mientras PRI y PRD no miden gastos
Pretextó el dirigente azul que a la misma hora tuvo que presidir la sesión quincenal de la Comisión Política del CEN. Mejor hubiera llevado a todos los miembros de ese organismo a apoyar a Bravo Mena, con buen número de diputados, senadores, gobernadores y alcaldes panistas, en lo que el PRD puso ejemplo.

Este hizo un montaje de unidad al arrancar la campaña de Encinas, en Ecatepec: juntó a Cuauhtémoc Cárdenas y López Obrador y demás líderes partidistas; lo que no significa que el Peje y el Hijo del Tata hayan limado asperezas, como tampoco las tribus y sectas que andan a la greña dentro del sol azteca.
 
Pero –hay que admitirlo- fue un gran espectáculo político.
 
Este derrape de Madero es injustificable, confirmó que le queda grande el liderato del PAN, y debe ser removido por ése y otros dislates, si el PAN desea  ganar en 2012, pues, además, carece de buenos precandidatos.

A éste y a todos los casos aludidos en el artículo viene como anillo al dedo una sentencia de D. Jesús Reyes Heroles: en política lo que parece, es.
 
Banner

Boletín Comunicadores Católicos

Suscribirme